Como disfrutar del día de tu boda

Lo que más oímos decir a los novios una vez ha acabado la boda es: ¡qué rápido ha pasado todo! Y una vez comienza a pasar el tiempo, aparece esa sensación de que quizás podíamos haber hecho mucho más para disfrutar de ese día, de retener los minutos. Por eso hoy os traemos algunos consejos para disfrutar al máximo del día de tu boda.

1.Desayuna y/o almuerza: Tan simple como eso ¡sí! Parece mentira pero es un error muy común saltarnos alguna comida, desayuno si la boda es de mañana o almuerzo si es de tarde. Es muy importante comer algo ligero pero a la vez saciante, que nos de la energía necesaria para disfrutar de ese día, para que no nos asalte el hambre a mitad de ceremonia, ni tampoco nos sintamos empachados. La fruta nos dará la energía necesaria y nos mantendrá hidratados.

2.Olvídate del “multitasking”: Organizar una boda es algo agitado, si, pero el día de la celebración solo tenéis una tarea: disfrutar. Dejadlo todo en manos de los profesionales que habéis contratado, ellos saben hacer su trabajo. Es imposible para una novia o novio controlarlo todo.

3.Elige el traje que te haga sentir “cómoda”: Vale, es difícil conseguir algo verdaderamente cómodo, porque un vestido de novia nunca será un chándal viejo, pero es importante que nos sintamos cómodas dentro de nuestro vestido. Es decir, que no tengas que pasar la noche pendiente del escote, que no puedas dar un paso porque te pises la falda… además ten en cuenta el escenario, es absurdo vestirte de princesa si te vas a casar en una playa (lo mejor es algo ligero), o vestirte con manga larga en una boda en agosto… ¡menuda calor!.

4.Deja todo preparado la noche de antes: Todo todo lo que te vayas a poner o necesitar, no obligues a que tu wedding planner tenga que salir corriendo a abrir el cajón de tu ropa interior. Disfrutarás mucho de verlo todo junto, facilitarás la tarea al fotógrafo y por supuesto te vestirás de manera más cómoda y ágil.

5.Invita a la gente que verdaderamente te apetezca: Cuando estás haciendo la lista de invitados y comienzas a sospechar que hay alguien que puede darte el día la solución es fácil: no lo invites. Es un momento especial y único para vosotros, olvidaros de compromisos absurdos y dejaros acompañar por la gente que más os quiere y con las que apetece compartir el día.

6.Sorprende a tu pareja: No puedes olvidar (y seguro que no lo harás) de que ese es el día de los dos. Por eso te damos una idea: Antes de que comience la ceremonia, en la tranquilidad de los respectivos sitios donde os vayáis a arreglar, hacedle llegar algo, un ramo de flores, una cesta de desayuno, o una simple nota que le recuerde lo mucho que l@ quieres y lo importante que es para ti ese día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.